Guía sobre la Depresión Infantil: Riesgos, Consecuencias, Indicadores y Otras Variables Relacionadas

maxresdefault

Cuando la psicología era (aún más) una ciencia joven, las escuelas conformadas por psicólogos conductistas y psicoanalistas defendían que los niños no podían desarrollar una depresión. 

Los primeros alegaban que la depresión, al ser una perturbación de tipo interiorizante cuyo acceso a la observación no era posible, no era de interés clínico. Los psicoanalistas, por su lado, argumentaban que  el niño, por falta de madurez y capacidad para reflexionar sobre su descontento frente a su propio yo, no podían experimentar este trastorno

Paradójicamante, fueron dos investigadores psicoanalistas los que apartándose de la ortodoxia comenzaron a estudiar y mostrar resultados que contradecían estas creencias. Ellos son René Spitz y John Bowlby. A consecuencia de estos estudios Spitz llamó a este tipo de depresión, depresión anaclítica; y Bowlby comenzó sus famosos estudios sobre el vínculo entre el niño y la madre, y las repercusiones que tiene su ausencia o la aparición de una dinámica disfuncional en el niño. 

Sigue leyendo

Anuncios

Tu Grupo Sanguíneo Afecta a Tu Cerebro

Brain-Artwork-Heart-Vs-Brain

Recientes estudios han encontrado relaciones entre pertenecer a un determinado grupo sanguíneo, y la facilidad para desarrollar, con el paso de la edad, distintos tipos de problemas cognitivos, como el deterioro de la memoria.NeuroCarnaval2_presentacion

Antes de comentar los resultados del estudio, tenemos que tener claro cómo funcionan, aunque sea a nivel elemental, los grupos sanguíneos.

[Esta entrada participa en la II edición del Carnaval de Neurociencias]

Sigue leyendo

Abuso Infantil: Secuelas Físicas Y Psicológicas en la Adultez

Foto tomada por la artista y fotógrafa canadiense Jill Greenberg. Obra perteneciente a la serie End Times.

Foto tomada por la artista y fotógrafa canadiense Jill Greenberg. Obra perteneciente a la serie End Times.

Una serie de recientes investigaciones revelan que las alteraciones neurobiológicas como consecuencia de abusos infantiles, no solo aumentan la posibilidad de padecer trastornos mentales en la adultez sino que también aumentan las posibilidades de padecer trastornos orgánicos futuros, así como alteraciones conductuales.

Los abusos y abandonos infantiles son posibles acontecimientos traumáticos para cualquier niño, y son mucho más frecuentes de lo que se piensa. Según el centro de Salud Mental Infantil del Colegio Universitario de Londres1, cada año entre el 4 y el 16 por ciento de los niños de los países occidentales industrializados sufren malos tratos corporales y 1 de cada 10 sufre abandono o sobrecargas psíquicas extremas.

En lo que respecta a los abusos sexuales, entre el 5 y el 10 por ciento de las niñas y el 5 por ciento de los niños, lo han sufrido alguna vez a lo largo de su infancia.

[Este artículo ha sido una contribución por parte de PsicoWisdom para el Blog Psicologia Y Mente]

Sigue leyendo