Guía sobre la Depresión Infantil: Riesgos, Consecuencias, Indicadores y Otras Variables Relacionadas

maxresdefault

Cuando la psicología era (aún más) una ciencia joven, las escuelas conformadas por psicólogos conductistas y psicoanalistas defendían que los niños no podían desarrollar una depresión. 

Los primeros alegaban que la depresión, al ser una perturbación de tipo interiorizante cuyo acceso a la observación no era posible, no era de interés clínico. Los psicoanalistas, por su lado, argumentaban que  el niño, por falta de madurez y capacidad para reflexionar sobre su descontento frente a su propio yo, no podían experimentar este trastorno

Paradójicamante, fueron dos investigadores psicoanalistas los que apartándose de la ortodoxia comenzaron a estudiar y mostrar resultados que contradecían estas creencias. Ellos son René Spitz y John Bowlby. A consecuencia de estos estudios Spitz llamó a este tipo de depresión, depresión anaclítica; y Bowlby comenzó sus famosos estudios sobre el vínculo entre el niño y la madre, y las repercusiones que tiene su ausencia o la aparición de una dinámica disfuncional en el niño. 

Sigue leyendo

Anuncios

Análisis de un Caso Literario de Autismo de Alto Funcionamiento

el-autismo-nene-con-cubos.jpg

En el presente informe realizado a partir de la lectura del libro El curioso incidente del perro a medianoche, escrito por Mark Haddon, se recoge el análisis hecho sobre su personaje principal, Christopher, desde una visión clínica de la psicología. Todo el informe cuenta con los extractos exactos de los elementos analizados en el libro, numerados acorde a la 15ª edición del libro, por la editorial Narrativa Salamandra®. Sigue leyendo

Cuando la Víctima se Encuentra con el Culpable | Justicia

Visita Carcel Justicia

No es ninguna novedad que los sistemas judiciales y penitenciales no son perfectos en ningún sitio. Pero de entre todos los defectos que puedan tener, hay uno, que debería preocupar especialmente a los psicólogos. El problema al que hago referencia es el que surge cuando contestamos a las siguientes preguntas: ¿Para que sirve castigar al culpable? ¿Queremos castigarle para que corrija sus conductas, o simplemente para saciar nuestra sed de venganza?

La verdad es que nuestro sistema legal se centra en mayor medida (aunque no completamente) en imponer un castigo sin más, dejando a veces de lado la importancia que tienen dos factores, que deberían ser la base de cualquier sistema penal: Ayudar a las victimas a hacer frente al conflicto y disminuir la tasa de reincidencia de los culpables.

Aquí pues, nos encontramos con dos estudios que se han centrado en mejorar cada uno de estos aspectos, utilizando un mismo procedimiento basado en la comunicación entre ambas partes (victima-culpable).

Sigue leyendo

¿Cómo eligen a sus víctimas los psicópatas?

 

Cómo eligen a sus víctimas los psicópatas - PsicoWisdom

Los psicópatas siempre nos han sorprendido y causado curiosidad. Probablemente como consecuencia de lo tan parecidos y distintos que son al mismo tiempo del resto de la población.

En esta entrada, nos centraremos en dos interesantes experimentos que intentan analizar uno de los posibles referentes que tienen los psicópatas, a la hora de elegir a sus víctimas.

Muy importante dejar claro que no todos los psicópatas son asesinos en serie. De hecho, la mayoría de las personas que podrían ser diagnosticadas como psicópatas son personas que se encuentran en la sociedad sin dañar al resto de las personas (al menos, de forma física). A estos se les puede llamar psicópatas integrados o psicópatas subclínicos.

Algunas de los rasgos más destacables son: Incapacidad para sentir empatía, alto nivel de egocentrismo, incapacidad para crear “planes de vida”, presencia de conductas antisociales sin un motivo que la justifique, incapacidad para sentir remordimientos, mentir casi de forma constante y por supuesto, incapacidad para amar.

¿Quién es Bundy?

Theodore Robert Cowell Bundy, nació el 1946. Fue un asesino en serie, más conocido simplemente como “Bundy”, el cual según las estimaciones, podría haber asesinado en torno a cien mujeres, a las que solía matar rompiéndoles el cráneo. Fue ejecutado en la silla eléctrica el en 1989.

Ted Bundy realizando el juramento reglamentario en un juicio.

Ted Bundy realizando el juramento reglamentario en un juicio.

Una de las últimas entrevistas que vivió fue la que le realizó la psicóloga Angela Book junto con algunos compañeros de la Universidad Brock, de Canadá. Durante la misma, Bundy dijo cosas tales como:

Soy el hijo  de puta más frío que se encontrarán en la vida

Lo cual, no era ninguna novedad. Pero hubo algo que llamó la atención de Book, y fue cuando Bundy afirmó, entre una sonrisa fría y despiadada, que era capaz de saber quién era una “buena” víctima, con tan solo observar la forma de andar de misma.

El experimento

Para comprobar si estaba en lo cierto, Angela Book eligió a 47 estudiantes universitarios varones, a los que les administró un cuestionario específico para medir rasgos psicopáticos en la población general (distintos a los que se administran en prisiones u hospitales).

Una vez obtenidos los resultados, los dividió en en dos grupos (uno con puntuación alta en psicopatía y otro en puntuación baja).

Por otro lado, grabó a 12 sujetos distintos caminando por un pasillo de una habitación a otra. Además, los “paseantes” debían rellenar un pequeño formulario con las siguientes preguntas:

  1. ¿Ha sido víctima de algún acto en el pasado? (Respuesta dicotómica de “sí” o “no”).
  2. Si es así, ¿Cuántas veces ha ocurrido?

Finalmente, A. Book presentó estas grabaciones a los 47 estudiantes, pidiendo también, que puntuasen del 1 al 10 lo vulnerables que parecían a un ataque cada uno de los objetivos.

Los resultados

Las puntuaciones obtenidas, demostraron la afimación de Bundy. Los estudiantes que habían acertado más evaluando la vulnerabilidad de los 12 sujetos, eran también los que habían puntuado más alto en la escala de psicopatía.

El  experimento con psicópatas diagnosticados

Tiempo después, la investigadora decidió replicar el experimento, pero esta vez, con psicópatas diagnosticados clínicamente que residían en una prisión de máxima seguridad.

Los resultados

Como se esperaban, los resultados fueron los mismos, corroborando la hipótesis inicial, pero en este caso, hubo un añadido. Los psicópatas que evaluaron a las personas andando por los pasillos, fueron capaces de especificar (a diferencia del grupo de estudiantes), que la vulnerabilidad la percibían justamente por la forma de andar, y no por otros factores.

 

¿Psicópatas como detectores de mentiras?

Kevin Dutton, doctorado en psicología y miembro de la Royal Society of Medicine, así como investigador en la Universidad de Oxford, después de observar los resultados que se obtuvieron en los experimentos anteriormente tratados, propuso una nueva aproximación al tema. La idea le surgió cuando estando en un aeropuerto, se encontró con un compañero suyo con el que  comentó de forma desenfadada, cuan nerviosa se pone la gente cuando debe pasar por los detectores, aunque no escondan nada.

Fue aquí cuando Dutton se preguntó, si un psicópata podría hacer un bien a la sociedad, trabajando, por ejemplo, en aeropuertos para detectar gente “vulnerable”; o lo que es lo mismo, personas que están intentando esconder algo.

El experimento

Dutton seleccionó a 30 estudiantes universitaros, la mitad de los cuales habían puntuado alto en la Escala autocumplimentada de psicopatía, y la otra mitad bajo.

Por otro lado, había cinco personas (amigos del investigador) que debían entrar por una puerta, y salir por la otra, cruzando de este modo toda la clase. De estos cinco había siempre uno que llevaba un pañuelo rojo.

Para aumentar la motivación de los impostores (los que llevan el pañuelo rojo), y el esfuerzo por pasar desapercibidos, el investigador daba 100 libras (unos 123 euros) a los propietarios del pañuelo. De este modo, si conseguía pasar sin ser detectado, podría quedárselos.

Los resultados

El mismo investigador (Kevin Dutton) quedó impresionado con los resultados:

Más del 70% de los que puntuaban muy alto en la Escala de Informe de psicopatía detectaron correctamente a la persona que escondía el pañuelo. Frente al 30% de los que puntuaron bajo.

“Caballeros, les ruego que no miren. No va a ser bonito.”

 

 Cita de Marcel Petiot,  más conocido como “Dr. Muerte”, justo antes de ser ejecutado en la guillotina (26 de mayo de 1946).

Notas del Autor:

Fuentes: La información acerca de los experimentos ha sido recopilada del libro: “La sabiduría de los psicópatas” de Kevin Dutton.

* ¿No estás de acuerdo con algo de lo expuesto? ¿Tienes dudas? ¿Quieres compartir algo? No dudes en ponerte en contacto conmigo. @DanielTejedor [Twitter]; DanielTejedorPardo [WordPress].