Cuando la Víctima se Encuentra con el Culpable | Justicia

Visita Carcel Justicia

No es ninguna novedad que los sistemas judiciales y penitenciales no son perfectos en ningún sitio. Pero de entre todos los defectos que puedan tener, hay uno, que debería preocupar especialmente a los psicólogos. El problema al que hago referencia es el que surge cuando contestamos a las siguientes preguntas: ¿Para que sirve castigar al culpable? ¿Queremos castigarle para que corrija sus conductas, o simplemente para saciar nuestra sed de venganza?

La verdad es que nuestro sistema legal se centra en mayor medida (aunque no completamente) en imponer un castigo sin más, dejando a veces de lado la importancia que tienen dos factores, que deberían ser la base de cualquier sistema penal: Ayudar a las victimas a hacer frente al conflicto y disminuir la tasa de reincidencia de los culpables.

Aquí pues, nos encontramos con dos estudios que se han centrado en mejorar cada uno de estos aspectos, utilizando un mismo procedimiento basado en la comunicación entre ambas partes (victima-culpable).

Sigue leyendo

Anuncios

Sexo, Psicología y 50 sombras de Grey

fifty-shades-grey

Pocos o muy pocos discutirán que la increíble difusión del fenómeno “50 sombras” será recordado por mucho tiempo. Independientemente de si es para bien o para mal, tanto la primera película (faltan 2 más), como la trilogía literaria, ha permitido a innumerables mujeres acceder a contenidos con un importante componente sexual BDSM (abreviación que se utiliza cuando queremos hablar de distintas prácticas sexuales contenidas en: Bondage, Disciplina; y Sadismo Masoquismo).

Si bien es fácil entrar en internet y encontrar una gran cantidad de críticas positivas y (sobre todo) negativas, en este artículo nos vamos a centrar en analizar cómo puede influir psicológicamente en las mujeres el leer estos libros (tanto solo el primero, como la trilogía al completo), o visto desde otro punto de vista, cómo son las mujeres que los leen.

Sigue leyendo

Abuso Infantil: Secuelas Físicas Y Psicológicas en la Adultez

Foto tomada por la artista y fotógrafa canadiense Jill Greenberg. Obra perteneciente a la serie End Times.

Foto tomada por la artista y fotógrafa canadiense Jill Greenberg. Obra perteneciente a la serie End Times.

Una serie de recientes investigaciones revelan que las alteraciones neurobiológicas como consecuencia de abusos infantiles, no solo aumentan la posibilidad de padecer trastornos mentales en la adultez sino que también aumentan las posibilidades de padecer trastornos orgánicos futuros, así como alteraciones conductuales.

Los abusos y abandonos infantiles son posibles acontecimientos traumáticos para cualquier niño, y son mucho más frecuentes de lo que se piensa. Según el centro de Salud Mental Infantil del Colegio Universitario de Londres1, cada año entre el 4 y el 16 por ciento de los niños de los países occidentales industrializados sufren malos tratos corporales y 1 de cada 10 sufre abandono o sobrecargas psíquicas extremas.

En lo que respecta a los abusos sexuales, entre el 5 y el 10 por ciento de las niñas y el 5 por ciento de los niños, lo han sufrido alguna vez a lo largo de su infancia.

[Este artículo ha sido una contribución por parte de PsicoWisdom para el Blog Psicologia Y Mente]

Sigue leyendo

¿Qué tiene en común un maltratador y un desactivador de bombas?

¿Qué tienen en común un maltratador y un desactivador de bombas? - PsicoWisdom¿Qué tienen en común, el maltratador que pega a su mujer y el militar que trabaja desactivando bombas? Esta pregunta es la que vamos a contestar a continuación. Para ello, debemos estudiar los resultados de dos investigaciones distintas.

Los desactivadores de bombas

En los años 80 el investigador de Harvard, Stanley Rachman se hizo la siguiente pregunta: ¿Qué caracteriza a los hombres más aptos en la profesión de desactivador de explosivos?

Para estudiar esto, Rachman eligió a un grupo de expertos en desactivación de bombas que llevaba 10 o más años en el oficio y los dividió en dos grupos, dependiendo de si habían sido condecorados anteriormente por su trabajo o no.

Evidentemente, todos los desactivadores de explosivos allí presentes, eran buenos, sino, no estarían vivos. Pero, ¿Hay diferencias entre los dos grupos?

Para averiguarlo, registró el ritmo cardíaco en el campo, mientras que los desactivadores realizaban tareas que exigían niveles de concentración especialmente altos.

Por otro lado, también administró cuestionarios para medir el nivel de confianza de cada uno de ellos.

Los resultados

Los datos hablaban por sí solos: Mientras que el ritmo cardíaco de todos los agentes permanecía estable durante la tarea, en aquellos que habían sido condecorados el ritmo cardíaco disminuía.

Esto sucedía desde el momento en el que empezaba el peligro, en la “rampa de lanzamiento” como ellos la llamaban, justo antes de salir a por el objetivo. Una vez alcanzado este estado, los soldados condecorados se sumían en un nivel de conciencia fría y meditativa. (Para saber más sobre los estados meditativos y sus efectos en el cerebro, recomiendo el artículo: “La meditación vista desde la neurociencia”).

En cuanto a los resultados obtenidos en los cuestionarios de confianza, los agentes condecorados también mostraron puntuaciones superiores a las de sus compañeros no condecorados. Pero, ¿Son acaso los desactivadores de bombas un caso aislado, o existen otras personas que también disminuyen sus ritmos cardíacos, en situaciones que normalmente el resto no lo haríamos?

Los maltratadores

Por raro que pueda sonar a simple vista, el ejemplo que hemos visto con los desactivadores de bombas, también se da en los maltratadores.Maltratadores - PsicoWisdom

Los expertos en relaciones Neil Jacobson y John Gottman, autores del libro Hombres que agreden a sus mujeres, han comprobado unos perfiles cardiovasculares idénticos, en determinados tipos de maltratadores, cuando estos se encuentran agrediendo a sus parejas.

De hecho, estos maltratadores están más relajados  cuando pegan a sus respectivas parejas, que estando en un sillón con los ojos cerrados.

Estos investigadores, se refieren a este tipo de maltratadores como de perfil “cobra”. La elección de este animal, obviamente  no es casual, y se debe a que dicho animal suele atacar  rápida, feroz y controladamente; teniendo muy presente la convicción, de que están en su derecho de poder hacer lo que les parece cuando quieren, y en el momento que deciden hacerlo, justo antes de atacar, se calman y se concentran.

En contraposición, los mismos investigadores definieron el polo opuesto al perfil cobra, y lo llamaron Pitbull. Este segundo perfil del maltratador se caracteriza por ser más volátil emocionalmente, más propenso a dejar que las cosas se deterioren, para acabar perdiendo los estribos.

Aquí, una tabla de algunas diferencias entre los dos perfiles: Cobras y Pitbulls.

Comparación entre los perfiles "Cobra" y "Pitbull" de algunas de sus características.

Comparación entre los perfiles “Cobra” y “Pitbull” de algunas de sus características.

Conclusión

Los puntos en común saltan a la vista. En ambos casos, la clave para mantener la calma en situaciones donde pocos pueden, reside en la confianza. En el primer ejemplo, los militares encargados de poner sus vidas en juego para desactivar los explosivos, tienen una confianza de hierro en sí mismos, porque de no ser así, ninguno estaría trabajando en un oficio similar. En el segundo, los maltratadores del tipo cobra, están convencidos de que pueden maltratar y tienen una absoluta confianza en ello, lo que les permite mantener la calma, como si se tratase de una actividad más del día a día.

Notas del Autor:

El artículo sobre los desactivadores de bombas es: RACHMAN S. Fear and Courage. Freemans: 1978.

El libro en el que se publicó la investigación en relación con los maltratadores: Hombres que agreden a sus mujeres: Cómo poner fin a las relaciones abusivas, Barcelona, Paidós, 2001.

* ¿No estás de acuerdo con algo de lo expuesto? ¿Tienes dudas? ¿Quieres compartir algo? No dudes en ponerte en contacto conmigo:

@DanielTejedor [Twitter]; DanielTejedorPardo [WordPress].

¿Golpear el balón con la cabeza daña el cerebro?

¿Golpear el balón con la cabeza daña el cerebro? - PsicoWisdom

Un reciente estudio advierte de los posibles efectos dañinos que puede ocasionar golpear el balón con la cabeza. Tanto en  jugadores amateur, como en profesionales.

El estudio fue publicado en la revista en línea Radiology, dirigido por el neurorradiólogo Michael Lipton, de la Escuela de Medicina Albert Einstein.

Para ello, mediante el uso de neuroimágenes (como la resonancia magnética) se analizaron los cerebros de 37 jugadores de balompié aficionados y de edades comprendidas entre los 21 y los 44 años de edad (con una media de 30,8 años). Además, se preguntó a cada uno de ellos cuales creían que era la frecuencia con la que jugaban “de cabeza”.

Asimismo, también se realizaron pruebas cognitivas de memoria y velocidad de reacción motriz (por ejemplo, pulsar un botón después de ver una luz), a los participantes.

¿Qué resultados se obtuvieron?

Los datos recogidos mostraban que los jugadores que afirmaban realizar un mayor número de jugadas con la cabeza, presentaban alteraciones microestructurales en la materia blanca del cerebro, parecidas a las que aparecen después de una lesión por TCE (Traumatismo Craneoencefálico)

Concretamente, en cuanto a los resultados obtenidos en las pruebas cognitivas, se observó que los participantes que presentaban alrededor de 1800 jugadas de cabeza obtenían peores resultados en general. Desgraciadamente, los resultados fueron inferiores en ambas tareas, tanto en velocidad motriz como en la tarea de memoria. De hecho, el análisis mostró que a partir de entre 1000 o 1500 jugadas a lo largo de un año, los efectos negativos ya pueden considerarse importantes.

 

¿Entonces, cuán peligroso es darle con la cabeza?

Cráneo gif - PsicoWisdom

A pesar de los resultados, los investigadores resaltan por un lado, que aunque los daños resultan científicamente evidentes, sus repercusiones a gran escala o en la vida cotidiana no son importantes ni apreciables. De hecho, los jugadores profesionales no muestran deterioros en el desarrollo de su día a día por esta causa.

No obstante, los mismos investigadores remarcan que solo en Estados Unidos 18 millones de personas juegan fútbol, siendo el  78 por ciento menores de dieciocho años. Lo cual, incita cuanto menos, a continuar con las investigaciones en este campo, para recabar más información.

Por supuesto, la FIFA ha desmentido desde el principio, que esta práctica implique algún peligro. Aquí se puede consultar una noticia en el periódico ABC, para leer acerca de la posición de dicha federación en este tema, en el que prefiero por supuesto, no opinar.

Como finalmente Michael Lipton comentó refiriéndose a los golpes de cabeza a la pelota:

 “no es un impacto de tal magnitud que dañe a las fibras nerviosas del cerebro” aunque

 “el impacto repetitivo puede desencadenar una serie de respuestas en cadena que pueden llevar a la degeneración de las células del cerebro”

 

La física del fútbol

39abd020-64e0-11e3-b37a-7054d21a8f10.gif.pagespeed.ce.4NfqqaW1oG

Eleftherios Kellis, compiló las velocidades de patadas tomadas en 27 estudios de investigación. Obteniendo:

Los jugadores profesionales envían el balón a 108 kilómetros por hora y con 544 kilogramos de fuerza, un adulto promedio envía el balón a 90 kilómetros por hora, con una patada de 453 kilogramos de fuerza, mientras que los jóvenes de promedio solo alcanzan una velocidad de 54 kilómetros hora, lo que indican 272 kilogramos de fuerza.

Para saber más sobre este último apartado, es recomendable leer el artículo: “Biomechanical Characteristics and Determinants of Instep Soccer Kick“ de Eleftherios Kellis, de la Universidad Aristotle en Grecia. Y en general, los estudios realizados por el mismo autor, centrados en la investigación de los componentes físicos y fisiológicos en el deporte. Una lista de los artículos publicados puede encontrarse en este enlace.

 

Notas del Autor:

“Este artículo participa en la XXX Edición del Carnaval de Biología que acoge Activa tu Neurona

* ¿No estás de acuerdo con algo de lo expuesto? ¿Tienes dudas? ¿Quieres compartir algo? No dudes en ponerte en contacto conmigo. @DanielTejedor [Twitter];DanielTejedorPardo [WordPress]