Guía sobre la Depresión Infantil: Riesgos, Consecuencias, Indicadores y Otras Variables Relacionadas

maxresdefault

Cuando la psicología era (aún más) una ciencia joven, las escuelas conformadas por psicólogos conductistas y psicoanalistas defendían que los niños no podían desarrollar una depresión. 

Los primeros alegaban que la depresión, al ser una perturbación de tipo interiorizante cuyo acceso a la observación no era posible, no era de interés clínico. Los psicoanalistas, por su lado, argumentaban que  el niño, por falta de madurez y capacidad para reflexionar sobre su descontento frente a su propio yo, no podían experimentar este trastorno

Paradójicamante, fueron dos investigadores psicoanalistas los que apartándose de la ortodoxia comenzaron a estudiar y mostrar resultados que contradecían estas creencias. Ellos son René Spitz y John Bowlby. A consecuencia de estos estudios Spitz llamó a este tipo de depresión, depresión anaclítica; y Bowlby comenzó sus famosos estudios sobre el vínculo entre el niño y la madre, y las repercusiones que tiene su ausencia o la aparición de una dinámica disfuncional en el niño. 

Sigue leyendo

Sexo, Psicología y 50 sombras de Grey

fifty-shades-grey

Pocos o muy pocos discutirán que la increíble difusión del fenómeno “50 sombras” será recordado por mucho tiempo. Independientemente de si es para bien o para mal, tanto la primera película (faltan 2 más), como la trilogía literaria, ha permitido a innumerables mujeres acceder a contenidos con un importante componente sexual BDSM (abreviación que se utiliza cuando queremos hablar de distintas prácticas sexuales contenidas en: Bondage, Disciplina; y Sadismo Masoquismo).

Si bien es fácil entrar en internet y encontrar una gran cantidad de críticas positivas y (sobre todo) negativas, en este artículo nos vamos a centrar en analizar cómo puede influir psicológicamente en las mujeres el leer estos libros (tanto solo el primero, como la trilogía al completo), o visto desde otro punto de vista, cómo son las mujeres que los leen.

Sigue leyendo