Análisis de un Caso Literario de Autismo de Alto Funcionamiento

el-autismo-nene-con-cubos.jpg

En el presente informe realizado a partir de la lectura del libro El curioso incidente del perro a medianoche, escrito por Mark Haddon, se recoge el análisis hecho sobre su personaje principal, Christopher, desde una visión clínica de la psicología. Todo el informe cuenta con los extractos exactos de los elementos analizados en el libro, numerados acorde a la 15ª edición del libro, por la editorial Narrativa Salamandra®.

Portada

Portada del libro citado.

Christopher, es un personaje de ficción que tiene 15 años y presenta una serie de rasgos y síntomas típicos del autismo de alto funcionamiento. En los siguientes apartados se estudian las conductas y pensamientos que tiene el personaje dependiendo de los diferentes contextos. Asimismo se procede a clasificar estos síntomas dependiendo de las áreas del funcionamiento a las que afectan.

Posteriormente se pasa a hipotetizar sobre los posibles diagnósticos y se lleva a cabo el diagnóstico según el DSM-5. Por último, a modo de conclusión, se expone una reflexión más personal y subjetiva de lo leído en el libro.

1.  Situaciones, Conductas y Síntomas Asociados

Memoria eidética: Para nombres. Ej.: “Me sé todos los países del mundo y sus capitales […]” pág. 11. Y en general, para cualquier tipo de información que pueda entender (habría que excluir los casos en los que recibe un exceso de información ya que en estos, como dice Christopher “su cerebro funciona mal” y aquella información relacionada con las emociones de los otros. “Mi memoria es como una película. Por eso soy realmente bueno acordándome de cosas, como las conversaciones que he escrito en este libro, y que la gente llevaba y cómo olía, porque mi memoria tiene una banda olfativa que es como una banda sonora”, pág. 105.

Hiperrealismo: Esta característica abarca varias de las siguientes como el no entender y poder usar metáforas o preguntas retóricas. No saber mentir y que no le gusten las mentiras, “no sé decir mentiras”, pág. 32; “[…] no me gustan las novelas propiamente dichas, porque son mentiras sobre cosas que no han ocurrido y me hacen sentir débil y asustado”, pág. 33.

Agrado por la soledad: Se pone contento al imaginar que es “[…] la única persona en el mundo entero”, pág. 11; “Decidí dejarlo solo [al padre] porque cuando estoy triste quiero que me dejen solo”,  pág. 36.

En varios puntos de la obra hace hincapié en la soledad y cuanto le gusta. Desde el sueño que tiene, en el cual, todas las personas del mundo han muerto (incluso su familia) y solo queda la “gente como él”, quienes no quieren relacionarse mutuamente; hasta lo que significa para él tener que vivir con sus padres u otras personas el día de mañana, “[…] podré pagar a alguien para que cuide de mí y me haga la comida y me lave la ropa, o encontraré a una señora que se case conmigo y sea mi esposa y ella podrá cuidar de mí y así tendré compañía y no estaré solo”, pág. 65.

Incapacidad para reconocer emociones: Al describir los dibujos de caras distintas a J (feliz) o L (triste), que hizo la psicóloga de la escuela, comenta “no pude decir qué significaban”, pág. 12. Esta es probablemente el rasgo más discapacitante, que se ve reflejado en muchos de los demás apartados.

Alto Cociente Intelectual: Tanto por los conocimientos de estadística, matemáticas, física, entre otros, como por los cálculos mentales que realiza, podríamos decir que Christopher es alguien con una capacidad intelectual excepcional. Como él mismo comenta, a sus 15 años, “[…] después de cenar jugó [su padre] al Scrabble conmigo y le gané por 247 puntos a 134”.

También disfruta llevando a cabo proyectos difíciles, de hecho, el libro está escrito hipotéticamente por él, “Me gustaba tener un proyecto en marcha y me gustaba especialmente que fuera un proyecto difícil como un libro”, pág. 122.

Miedo a la incertidumbre: Este es un miedo ampliamente descrito y contra el cual desarrolla distintos mecanismos para hacerle frente. “No me gusta que la gente me grite. Me da miedo que vayan a pegarme o a tocarme y no sé qué va a pasar”, pág. 13. Otro ejemplo: “Me gustaría que las cosas fuesen como un ordenador preciso”, pág. 40.

Dentro de los miedos relacionados con la incertidumbre, uno destacable es el que muestra frente a las personas que no conoce muy bien. Por ello, evita hablar a toda costa con aquellos que no conoce; si alguien le intenta hablar, le gruñe y coge con fuerza la navaja multiusos que suele llevar encima, preparado para usarla en el caso de que sea necesario; “[…] cuando en el colegio hay un miembro nuevo del equipo de educadores no le hablo durante semanas y semanas. Lo observo hasta saber que no representa un peligro. Entonces le hago preguntas sobre sí mismo, si tiene mascotas, cuál es su color favorito […]. Entonces ya no me importa si estoy en la misma habitación […] y ya no tengo que vigilarla constantemente”, pág. 54.

Su miedo hacia la incertidumbre es tal, que en una ocasión llega a decir, “Es mejor saber que una cosa buena va a pasar, […] que saber que una cosa mala va a pasar, […] Pero creo que lo peor de todo es no saber si lo que va a pasar es una cosa buena o una cosa mala”, pág. 258.

Agrado por la planificación, las reglas y las pautas preestablecidas: En relación con el punto anterior, como hemos comentado, para combatir la incertidumbre, busca maneras de organizar la realidad de manera que se transforme en algo más predecible. Asimismo, siente predilección por aquellas personas o situaciones predecibles, que cumplen normas y patrones. Ej.: “A mí me gustan los policías. Llevan uniformes y números y uno sabe lo que se supone que tienen que hacer”, pág. 16. Un curioso ejemplo sería su reacción al entrar en la celda donde los policías lo llevaron, “Me sentí bien en la celda policial. Era un cubo casi perfecto […]”, pág. 25.

Otro ejemplo recurrente en la obra es la importancia que le da Christopher a saber la hora. Por ejemplo, cuando fue a la cárcel y le pidieron que se quitase el reloj “[…] quisieron que lo dejara en el mostrador pero les dije que necesitaba llevar puesto el reloj porque necesitaba saber exactamente qué hora era. Cuando trataron de quitármelo me puse a gritar, así que dejaron que me lo quedara”, pág. 25.

Desagrado por el contacto físico con otros: Desde desconocidos hasta gente de su entorno. Christopher describe este rasgo en numerosas ocasiones. Para sortear este obstáculo con sus padres, entre ellos, han ideado una forma de transmitirse que se quieren, pero evitando abrazos y besos, como describe Christopher, “Levantó la mano derecha y abrió los dedos formando un abanico. Yo levanté la mano izquierda y abrí los dedos formando un abanico e hicimos que nuestros dedos se tocaran. Hacemos eso porque a veces Padre quiere abrazarme, pero como a mí no me gustan los abrazos, hacemos eso en lugar, y así me dice que me quiere”, pág. 29.

Escaso desarrollo de la teoría de la mente: Esta capacidad típicamente humana permite atribuir pensamientos e intenciones a otras personas. De manera indirecta, se ve su ausencia en muchas ocasiones. Una clara confesión en este punto es, en la página 38: “Normalmente la gente te mira cuando te habla. Sé que tratan de captar lo que estoy pensando, pero yo soy incapaz de captar lo que piensan ellos”.

Pero de manera mucho más directa, en el capítulo 163, lo explica así, “[…] cuando era pequeño no entendía que las demás personas tuviesen mentes. […] Pero ahora no me resulta difícil. Porque decidí que era una especie de rompecabezas, y si algo es un rompecabezas siempre hay una manera de resolverlo”, pág. 149-150.

Metáforas, bromas, preguntas retóricas y chistes: Dadas sus características, y la rigidez de su pensamiento, los juegos de palabras y los dobles sentidos no le resultan graciosos. Si bien explica que sabe por qué debe ser gracioso un chiste, comenta que no le produce ese efecto porque, “[…] es incómodo y confuso, no agradable como el ruido blanco. Es como si dos personas te hablaran a la vez sobre cosas distintas”, pág. 18.

Entender las preguntas retóricas requiere un nivel alto de teoría de la mente, lo que le impide darse cuenta de cuándo se las han formulado.  Ej.: “Yo no dije nada porque eso no era una pregunta”, pág. 30.

También tiene dificultades para entender todo aquello que no esté explicado de manera explícita. Por ejemplo, “la gente dice con frecuencia Cállate, pero no te dice durante cuánto tiempo tienes que quedarte callado”, pág. 46.

Dificultad en la capacidad empática: La empatía se vería afectada e niveles muy básicos. Esto se debe a que, para sentir las emociones de otro, necesitamos primero tener una representación mental de qué le ha ocurrido. Este último proceso también se ve afectado en Christopher. Ej.: “Se me hace difícil imaginar cosas que no me hayan ocurrido a mí”, pág. 15.

Pero, sin duda, su falta de empatía se ve de manera desmedida cada vez que alguien pretende hablar con él, y él reacciona sujetando la navaja multiusos dentro de su bolsillo con la sierra desplegada, dispuesto a usarla. Como comenta Christopher, en estos casos, quitarle la vida a otra persona no supone un peligro moral para él, solo un peligro legal: “[…] llevo conmigo mi navaja del Ejército Suizo y si me pegan [los otros niños de la escuela] y yo los mato será en defensa propia y no iré a la cárcel”, pág. 64.

Desagrado por la sobreestimulación: Se siente especialmente molesto cuando aparece una sobreestimulación, auditiva, olfativa, visual e incluso táctil. Por ejemplo, cuando alguien le pregunta muchas cosas seguidas, “Me estaba haciendo demasiadas preguntas y me las estaba haciendo demasiado rápido. Se me amontonaban como los panes en la fábrica donde trabaja el tío Terry”, pág. 17. Además, en concreto en el ejemplo expuesto, se debe a sus dificultades para entender lo que le intentan decir los otros, lo que hace, que se le acumule la información. Otro ejemplo más claro: “Y no me gustó que todas esas personas estuvieran cerca de mí y todo aquel ruido, porque era demasiada información en mi cabeza y hacía que me fuese difícil pensar […]”, pág. 173.

Las molestias que le causan esta sobreestimulación explican gran parte de los comportamientos que desde fuera, pueden parecer incomprensibles e irracionales. Uno de los más frecuentes es la evitación por los lugares nuevos. Esto se debe a su elevada capacidad de abstracción sensorial, pues al entrar en una habitación nueva le supone tener que sentir todo lo que hay en ella y registrarlo en la memoria, lo cual resultaría ser un esfuerzo agotador para cualquiera, “Lo veo todo. Por eso no me gustan los sitios nuevos”, pág. 175.

Características expresivas del relato: A lo largo del libro, supuestamente escrito por Christopher, vemos representadas mediante la forma de expresarse de manera escrita, muchos de los rasgos del personaje. Por ejemplo, realiza descripciones atípicas, empezando siempre por rasgos muy concretos “La mujer policía tenía un pequeño agujero en las medias a la altura del tobillo izquierdo y un arañazo rojo en medio del agujero. El policía llevaba pegada a la suela del zapato una gran hoja naranja […]”, pág. 16.

Por otro lado, utiliza continuamente expresiones cultas y pomposas para su edad. También hace largas enumeraciones coordinadas repitiendo el nexo “y”, por ejemplo, “Dentro estaba la Milky Bar y dos regalices y tres clementinas y una galleta rosa de barquillo y mi colorante rojo”, pág. 158.

Un curioso detalle es el que podemos advertir en algunos ejemplos que da Christopher. Como el siguiente, “Porque el tiempo no es como el espacio. Cuando dejas algo en algún sitio, como un transportador o una galleta puedes tener un mapa en la cabeza […]”, pág. 193. En este caso, los dos ejemplos puestos, son, en primer lugar, el transportador, que haría referencia a las matemáticas, su gran pasión, que representa al mismo tiempo la razón; y la galleta, que es un alimento. Ambos objetos forman parte de los dos grandes reforzadores que se utilizan en psicología para educar a niños autistas, los alimentos y los Hobbies individuales de cada uno.

Estrategias de afrontamiento: Para hacer frente a sus dificultades y en especial, a todas aquellas cosas que le molestan, ha aprendido a sobrellevarlas mediante algunas estrategias. Un ejemplo son los gemidos. Estos los utiliza para concentrarse en ellos y dejar de recibir esa sobreestimulación del exterior. “Hago ese ruido cuando llega demasiada información a mi cabeza desde el mundo exterior”, pág. 17. Otras estrategias que ha desarrollado son escuchar ruido blanco, que le resulta agradable por su continuidad; o como estrategia más compleja, el cálculo de cuadrados, cubos o números primos. Por ejemplo, “Calculé potencias de 2 en mi cabeza porque me tranquilizaba”, pág. 153. Estos últimos mecanismos denotarían una capacidad intelectual muy superior a la media poblacional, y los utiliza porque ocupan todos sus recursos cognitivos, entre ellos, su memoria de trabajo, impidiendo que entre más información del exterior.

Cuando en un contexto dado, ha sucedido algo que no comprende, hace lo que llama una “Búsqueda”. Puede ser tanto de algo que han dicho, algo que está viendo, etc. “Si la gente dice cosas que para mí no tienen sentido, […] hago una Búsqueda y compruebo si he oído a alguien decir eso antes. Y si alguien está tendido en el suelo en el colegio hago una Búsqueda a través de mis recuerdos para encontrar una imagen de alguien sufriendo un ataque de epilepsia y entonces comparo la imagen con la que está pasando delante de mí para así poder decidir si tan sólo está tendido jugando, o echándose un sueñecito […].

Una estrategia de afrontamiento extrema, es la que aparece un par de veces y consiste en una completa desconexión de Christopher con el mundo que le rodea. Esta desconexión es tal que va seguida de una amnesia retrógrada que abarca el periodo de desconexión. La primera vez que aparece este mecanismo de defensa es cuando pelea con su padre y este le agarra con fuerza del brazo, “Durante un rato no tuve ningún recuerdo. Sé que fue poco porque después consulté mi reloj. Fue como si alguien me hubiese apagado para luego volver a encenderme”, pág. 111.

Otra conducta que usa para hacer afrontar el exceso de información, en este caso la visual, es hacer con la mano una especie de catalejo, “[…] hice con los dedos de la mano un pequeño tubo y miré a través del tubo de forma que sólo veía los letreros de uno en uno […]”, pág. 209.

Síntomas Fisiológicos: Sobre todo al final de la obra, los síntomas fisiológicos de Christopher cobran más protagonismo. El hecho de que su padre matase al perro de la vecina y le mintiese diciendo que su madre estaba muerta, fue sin duda, el acontecimiento más estresante para él. El dolor de estómago y los vómitos son los síntomas más característicos. Justo después de descubrir y leer las cartas de su madre que habían sido ocultadas por su padre comenta, “Rodé por la cama y me acurruqué hasta hacerme un ovillo. Me dolía el estómago. No sé qué pasó entonces porque hay una laguna en mi memoria, como si hubiesen borrado un trocito de la cinta […] había vomitado, porque había vómito por todas partes, encima de la cama y en mis manos y en mis brazos y en mi cara”, pág. 145.

En otros fragmentos Christopher comenta sus taquicardias y la presión que siente en el pecho durante los eventos estresantes; “mi corazón latía pero que muy rápido y noté esa sensación como de tener un globo dentro del pecho otra vez […]”, pág. 162.

También describe fuertes dolores de cabeza, por ejemplo, en “pensé que Padre había vuelto y que estaba en la casa, y el dolor en mi cabeza empeoró mucho”, pág. 169.

Otras características:

  • Molestia por pensar en las cosas que no han pasado, “Cuando pienso en algo que no ha pasado, empiezo a pensar en todas las demás cosas que no han pasado”.
  • Pensamiento mágico: Christopher tiene la costumbre de contar los coches rojos y amarillos que pasan seguidos cuando va de camino a la escuela. Cuantos más coches rojos pasan, mejor cree que será el día y cuantos más coches amarillos, peor. “[…] vi pasar 4 coches rojos seguidos, lo que significaba que era un Día Bueno, así que decidí no estar triste por lo de Wellington [el perro muerto]”, pág. 40.
  • No le gusta que los alimentos en los platos se toquen entre ellos, pero “no importa que las distintas clases de comida se toquen antes de llegar a tu plato”, pág. 104.
  • No le gusta tener que quitarse la ropa, “no me gusta nadar porque no me gusta quitarme la ropa”, pág. 106.
  • El algún momento da la sensación de que Christopher puede presentar rasgos psicóticos, por comentarios que parecen ser síntomas como alucinaciones y delirios, “Con frecuencia veo escrito lo que alguien dice como si apareciera en una pantalla de ordenador, en especial si está en otra habitación […] con la letra de mi madre”, págs. 145-146.
  • Siguiendo en la línea de síntomas aparentemente psicóticos, también hay algunos síntomas como la despersonalización, donde se experimentan las vivencias como fuera de sí; como si fuese otra persona, “le vi tocarme, como si estuviese viendo una película que pasaba en la habitación, pero apenas sentía su mano”, pág. 146. Este tipo de síntomas (desrealización, despersonalización, etc.) son típicos en experiencias traumáticas (a modo de mecanismo de defensa) y trastornos psicóticos, por lo que, dado el contexto de Christopher, parece más coherente atribuirlo al primer grupo.
  • Relacionado con la escasa Teoría de la Mente y con la ausencia de empatía, unas frases bastante chocantes son las que comenta cuando descubre que su padre ha matado a Wellington (el perro de la vecina): “Tenía que salir de la casa. Padre había asesinado a Wellington. Eso significaba que podía asesinarme a mí. […] Me pregunté si estaría dormido en el piso de abajo o si estaría esperando para entrar y matarme”, pág. 156. Esto fácilmente se podría relacionar con pensamientos de tipo psicótico por sus rasgos delirantes.

2.  Organización de los síntomas por áreas afectadas

En la página 66 del libro, Christopher hace mención de los “Problemas de Conducta” que tiene. A lo largo de la obra aparecen conceptos con las iniciales escritas en mayúsculas. Esto probablemente se deba a que el autor original del título quiere destacar que son conceptos que el protagonista ha escuchado y que reproduce de manera automática y preestablecida. Después de mencionar que tuvo este tipo de problemas, hace una enumeración de los mismos:

  1. No hablar durante mucho tiempo.
  2. No comer o beber nada durante mucho tiempo.
  3. No gustarme que me toquen.
  4. Gritar cuando estoy enfadado o confundido.
  5. No gustarme estar en sitios pequeños con otras personas.
  6. Destrozar cosas cuando estoy enfadado o confundido.
  7. No gustarme las cosas amarillas o marrones y negarme a tocar cosas amarillas o marrones.
  8. Negarme usar el cepillo de dientes si alguien lo ha tocado.
  9. No comerme la comida si las diferentes clases de comida se tocan entre sí.
  10. No darme cuenta de que la gente está enfadada conmigo.
  11. No sonreír.
  12. Decir cosas que a la gente le parecen groseras.
  13. Hacer cosas estúpidas.
  14. Pegarles a otras personas.
  15. Odiar Francia.
  16. Conducir el coche de Madre.
  17. Ponerme furioso cuando alguien ha movido los muebles.

Además, en varios de estos puntos añade una nota al pie de página a modo explicativo. Por ejemplo, en el punto A: “Una vez no hablé con nadie durante 5 semanas”, pág. 66.

Pero dejando de lado la clasificación de estos síntomas o comportamientos, consideramos que todas las características se pueden clasificar en las siguientes áreas:

I.            Cognitivos:

Rasgos como el hiperrealismo, con la consecuente dificultad para interpretar expresiones no literales o producir mentiras o imaginar eventos irreales; la memoria eidética que le permite recordar fechas, nombres, números, etc., su alto nivel intelectual, con el que consigue altas puntuaciones desde en el Scrabble hasta en el examen de acceso al bachiller de matemáticas. En esta parte también podríamos meter el desagrado por la incertidumbre, ya que es la incertidumbre la que se sale de su manera de ver el mundo, lo que a su vez, le provoca inestabilidad.

II.          Socio-emocionales:

Estos, afectados en parte por sus características cognitivas, son aquellos que dificultan que mantenga una relación adecuada con el resto de la sociedad, especialmente, en lo relativo a entender las emociones e interpretar la mente de los otros. Al no entender las relaciones sociales como los demás, le supone un esfuerzo y un malestar psicológico muy alto, porque es como si estuviese en otro mundo. Esto, en última instancia, empuja a Christopher, a desear que pudiese vivir sin contacto social, evitando de este modo las situaciones tan confusas y angustiosas que la sociedad le hace vivir.

III.        Hipersensibilidad:

Dada la sensibilidad de sus sentidos, gran parte de los estímulos que experimenta le resultan demasiado intensos y por tanto desagradables. Esto también aumenta sus ganas de aislamiento del mundo.

IV.        Síntomas fisiológicos:

Los dolores de cabeza, las náuseas y vómitos, las taquicardias y la presión en el pecho, son todos consecuencias de los apartados anteriores. La inseguridad del mundo incierto, la incapacidad para entender a los demás y la sobreestimulación que sufre son los grandes ejes de sus síntomas físicos y psicológicos. Al menos, en el caso de Christopher.

3.  Hipótesis Diagnósticas y Diagnósticos Diferenciales

Antes de sentenciar el diagnostico de Trastorno de Espectro Autista, hemos barajado otros trastornos:

Síndrome de Rett: Se podría confundir con un TEA en la fase de interacción social regresiva entre 1 y 4 años. Pero obviamente Christopher tiene más de 4 años. Además, en el Síndrome de Rett, después de este periodo, los individuos suelen recuperar su comunicación social.

Mutismo selectivo: Sería, en todo caso, diagnosticable para algún periodo de su vida pasada, donde comenta que pasó semanas sin hablar con nadie. Pero actualmente no cumple los criterios porque no hay un contexto concreto en el que se niegue a hablar.

Trastornos del lenguaje y trastornos de la comunicación social: Christopher muestra además problemas en comunicación no verbal y comportamientos repetitivos y estereotipados, los cuales, no están asociados a estos trastornos.

TDA-H: Christopher no muestra hiperactividad, ni déficits de atención; en todo caso, muestra atención excesiva por otros elementos.

Esquizofrenia: No aparecen alucinaciones elaboradas ni delirios. Si bien aparece algunos elementos que podrían interpretarse como alucinaciones, por ejemplo, ver las palabras escritas que el padre pronuncia desde otra habitación, esto se puede también ver más como un síntoma sinestésico producido por el alto nivel de funcionamiento intelectual de Christopher. De igual modo, los sonidos que irrumpen y molestan al chico son fruto de la hipersensibilidad de sus sentidos.

4.  Diagnóstico DSM-5

Criterios diagnósticos DSM-5 – Trastorno de Espectro Autista

55020

Clasificación en inglés de los trastornos de espectro autista según DSM-IV y DSM-5 (aportado por Psychiatric Times).

  1. Dificultades persistentes en la comunicación e interacción social (mínimo 2):
  2. Déficits en la reciprocidad socioemocional: imposibilidad de mantener una conversación normal, compartir intereses, emociones o afecto, iniciar y responder a las interacciones sociales.
  3. Déficits en la comunicación no verbal: anomalías en el contacto visual y lenguaje corporal, déficits en la comprensión y uso de gestos, ausencia de expresiones faciales y comunicación no verbal.
  4. Dificultades para desarrollar y mantener relaciones sociales: dificultades de adaptación de conducta en diferentes contextos: juego simbólico, hacer amigos, ausencia de interés en los compañeros.
  5. Patrones restrictivos, repetitivos y estereotipados de conductas, actividades e intereses (mínimo 1):
  6. Conductas motoras o verbales estereotipadas
  7. Adherencia excesiva a rutinas y patrones de comportamiento ritualistas
  8. Intereses restringidos
  9. Hiper o hiporreactividad sensorial o intereses sensoriales inusuales
  10. Los síntomas deben estar presentes desde la infancia temprana; y
  11. Causar un deterioro clínicamente significativo
  12. Las alteraciones no son debidas a discapacidad intelectual o a un retraso global en el desarrollo. Aunque coinciden con frecuencia para hacer un diagnóstico comórbido, la comunicación social debe estar por debajo de lo esperado para el nivel de desarrollo general.

Se cumplen todos los criterios, por lo que el podemos confirmar que Christopher presenta un Trastorno de Espectro Autista.

5.  Reflexión Personal

Han habido varios momentos que he disfrutado mucho en la obra, en los que Christopher apartaba sus conductas esteriotipadas, rasgos autistas y miedos, creando así lo que podríamos llamar “excepciones”. Como si una fuerza de orden mayor cobrase más importancia que dichas conductas. Ejemplos:

  • Un día, yendo de camino al colegio, después de haber tenido 2 Días Negros, por haber visto pasar 5 coches amarillos distintos, decide no mirar la carretera para no volver a tener un día muy malo porque no le gusta; “Pero el tercer día mantuve los ojos cerrados todo el camino al colegio hasta que bajamos del autocar porque después de haber tenido 2 Días Negros seguidos me permito hacer eso”, pág. 76.
  • Cuando busca el libro que su padre le ha quitado, aparece lo que podría ser una teoría de la mente bastante sólida, aunque fuese mediante un pensamiento puramente lógico/estratégico, “no investigué nada en mi propia habitación porque deduje que Padre no me ocultaría algo en mi propia habitación a menos que estuviera siendo muy astuto y haciendo eso que se llama Doble Farol”, pág. 123.
  • En otro fragmento comenta cómo controla sus ganas de gemir y revolcarse para conseguir escapar de Padre, “[…] quise acurrucarme en el suelo y gemir un poco. Pero sabía que si me acurrucaba en el suelo y gemía, Padre saldría del colegio y me vería y me atraparía y me llevaría a casa. Así que inspiré profundamente muchas veces, como Siobhan [la psicóloga del colegio] dice que tengo que hacer si alguien me pega en el colegio, y conté cincuenta respiraciones y me concentré muchísimo en los números y los elevé al cubo a medida que los decía. Y eso hizo que el dolor fuese más suave”, pág. 171.
  • Sin duda, el ejemplo más importante es cuando decide ir hasta Londres para estar con su madre. Esto supone viajar solo (cuando nunca va más allá del kiosco de la esquina), y en metro (un lugar nuevo, pequeño y cerrado con muchísima gente a su alrededor). Para desplazarse a lo largo de esta travesía, opta por concentrarse en otras cosas, como por ejemplo; “pasé por el túnel tratando de concentrarme en el letrero al final del túnel que decía ATENCIÓN circuito cerrado de televisión en funcionmiento”, pág. 180. En otras ocasiones, recurre a la imaginación, “así que traté de imaginarme que estaba jugando a un juego en mi ordenador, y que se llamaba Un tren a Londres y que era como Myst y The Eleventh Hour”, pág. 189.
  • Christopher tiene una aversión cuyo origen en el relato no está clara, referente a los colores amarillo y marrón. En el momento que su billete para viajar en metro es amarillo, comenta que le disgusta, pero no tiene más remedio que guardárselo, denotando de nuevo flexibilidad ante la situación desagradable, “[…] no me gustó que el billete fuera medio amarillo pero tuve que quedármelo porque era mi billete de tren”, pág. 190.
  • También supo sobreponerse a sus aversiones cuando hizo pipí en un váter público que además estaba sucio, “[…] no quería usar el váter por la caca, que era caca de gente que yo no conocía y era marrón, pero tenía que hacerlo, porque realmente tenía ganas de hacer pipí. Así que cerré los ojos e hice pipí […]” pág. 201.
  • Después de llegar a casa de Madre, esta le dejó un pijama, que era de color amarillo, pero, sorprendentemente, el cansancio hizo que lo pasase por alto, “[…] me puse una camiseta y un par de shorts amarillos que eran de Madre, pero no me importó, porque estaba muy cansado […]”, pág. 235.

Personalmente, me pone especialmente triste algunas de las partes en las que describe por ejemplo, lo que debe ser el amor:

“[…] querer a alguien es ayudarlo cuando se mete en líos, y cuidar de él, y decirle la verdad, y cuando Padre me ayuda cuando me meto en líos, como cuando vino a la comisaría, y cuida de mí cuando prepara la comida, y siempre me dice la verdad, lo que significa que me quiere”.

En el fragmento se ve una definición del amor puramente instrumental, sin tener consideración de las emociones que pueden tener lugar y de lo que te hace sentir.

O cuando se plantea matar a otra persona si esta se le acerca o hace algo sospechoso (incluso a su padre), borrando de un plumazo, cualquier posibilidad de vínculo. Todo ello, mientras que sus padres o incluso desconocidos, muestran preocupación por su bienestar.

Me ha resultado curioso que los dos colores que odia sean el amarillo y el marrón. Estoy seguro de que más de un psicólogo formado en psicoanálisis podría dar una interpretación relacionando dichos colores con las heces, la orina y las etapas del desarrollo psicosexual. Siendo su odio hacia estos colores formaciones reactivas exageradas construidas durante la superación de la fase anal, contribuyendo, además, a la formación de un Super Yo más rígido.
Finalmente, mencionar, que el autor es eficaz en su escritura, ya que consigue que el lector, gracias a su estilo, conducción a través de los capítulos y cómo trata los diferentes temas, se sumerja en la historia y adopte la visión de nuestro protagonista. Protagonista con el que acabamos empatizando; e incluso a veces, sintiendo pena, aunque él jamás la podría sentir por nosotros.

Notas del Autor:

@DanielTejedor [Twitter]; DanielTejedorPardo [WordPress]; danitej_94@hotmail.com[Correo]; PsicoWisdom [Facebook]; danieltejedor9 [Pinterest]

Igualmente, si te gustaría publicar algún artículo sobre psicología en PsicoWisdom con tu propio nombre, solo tienes que escribirme. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s