¿Golpear el balón con la cabeza daña el cerebro?

¿Golpear el balón con la cabeza daña el cerebro? - PsicoWisdom

Un reciente estudio advierte de los posibles efectos dañinos que puede ocasionar golpear el balón con la cabeza. Tanto en  jugadores amateur, como en profesionales.

El estudio fue publicado en la revista en línea Radiology, dirigido por el neurorradiólogo Michael Lipton, de la Escuela de Medicina Albert Einstein.

Para ello, mediante el uso de neuroimágenes (como la resonancia magnética) se analizaron los cerebros de 37 jugadores de balompié aficionados y de edades comprendidas entre los 21 y los 44 años de edad (con una media de 30,8 años). Además, se preguntó a cada uno de ellos cuales creían que era la frecuencia con la que jugaban “de cabeza”.

Asimismo, también se realizaron pruebas cognitivas de memoria y velocidad de reacción motriz (por ejemplo, pulsar un botón después de ver una luz), a los participantes.

¿Qué resultados se obtuvieron?

Los datos recogidos mostraban que los jugadores que afirmaban realizar un mayor número de jugadas con la cabeza, presentaban alteraciones microestructurales en la materia blanca del cerebro, parecidas a las que aparecen después de una lesión por TCE (Traumatismo Craneoencefálico)

Concretamente, en cuanto a los resultados obtenidos en las pruebas cognitivas, se observó que los participantes que presentaban alrededor de 1800 jugadas de cabeza obtenían peores resultados en general. Desgraciadamente, los resultados fueron inferiores en ambas tareas, tanto en velocidad motriz como en la tarea de memoria. De hecho, el análisis mostró que a partir de entre 1000 o 1500 jugadas a lo largo de un año, los efectos negativos ya pueden considerarse importantes.

 

¿Entonces, cuán peligroso es darle con la cabeza?

Cráneo gif - PsicoWisdom

A pesar de los resultados, los investigadores resaltan por un lado, que aunque los daños resultan científicamente evidentes, sus repercusiones a gran escala o en la vida cotidiana no son importantes ni apreciables. De hecho, los jugadores profesionales no muestran deterioros en el desarrollo de su día a día por esta causa.

No obstante, los mismos investigadores remarcan que solo en Estados Unidos 18 millones de personas juegan fútbol, siendo el  78 por ciento menores de dieciocho años. Lo cual, incita cuanto menos, a continuar con las investigaciones en este campo, para recabar más información.

Por supuesto, la FIFA ha desmentido desde el principio, que esta práctica implique algún peligro. Aquí se puede consultar una noticia en el periódico ABC, para leer acerca de la posición de dicha federación en este tema, en el que prefiero por supuesto, no opinar.

Como finalmente Michael Lipton comentó refiriéndose a los golpes de cabeza a la pelota:

 “no es un impacto de tal magnitud que dañe a las fibras nerviosas del cerebro” aunque

 “el impacto repetitivo puede desencadenar una serie de respuestas en cadena que pueden llevar a la degeneración de las células del cerebro”

 

La física del fútbol

39abd020-64e0-11e3-b37a-7054d21a8f10.gif.pagespeed.ce.4NfqqaW1oG

Eleftherios Kellis, compiló las velocidades de patadas tomadas en 27 estudios de investigación. Obteniendo:

Los jugadores profesionales envían el balón a 108 kilómetros por hora y con 544 kilogramos de fuerza, un adulto promedio envía el balón a 90 kilómetros por hora, con una patada de 453 kilogramos de fuerza, mientras que los jóvenes de promedio solo alcanzan una velocidad de 54 kilómetros hora, lo que indican 272 kilogramos de fuerza.

Para saber más sobre este último apartado, es recomendable leer el artículo: “Biomechanical Characteristics and Determinants of Instep Soccer Kick“ de Eleftherios Kellis, de la Universidad Aristotle en Grecia. Y en general, los estudios realizados por el mismo autor, centrados en la investigación de los componentes físicos y fisiológicos en el deporte. Una lista de los artículos publicados puede encontrarse en este enlace.

 

Notas del Autor:

“Este artículo participa en la XXX Edición del Carnaval de Biología que acoge Activa tu Neurona

* ¿No estás de acuerdo con algo de lo expuesto? ¿Tienes dudas? ¿Quieres compartir algo? No dudes en ponerte en contacto conmigo. @DanielTejedor [Twitter];DanielTejedorPardo [WordPress]

Pedofilia dentro y fuera del cerebro.

Abuso Sexual

No han sido pocas las veces, que ante noticias del tipo: “hombre de 40 años abusa sexualmente de un menor de 12 años” las personas presentes, insultan y desearían ver muerto al acusado. Desde luego, a priori, no es para menos. Pero, ¿A qué se debe este tipo de conductas? ¿Por qué es más común en hombres que en mujeres? Y lo que es más importante: ¿Qué podemos hacer para combatir dichas conductas?

Es interesante introducir, que ya en la antigua Grecia, los tutores mantenían relaciones sentimentales y sexuales con sus discípulos, lo cual, se veía como una forma de reforzar la relación entre ambas partes, para transmitir más rápidamente y mejor el conocimiento y la sabiduría. Esto sucedía, solo con jóvenes que estuviesen en la pubertad. En el caso de que se mantuviesen relaciones con menores de esta edad (es decir, antes de que alcanzasen la pubertad), podría ser fuertemente castigado, e incluso, llegar a condenarse a la pena de muerte.

Este mismo planteamiento, se tenía también en la antigua Roma, pero sin la justificación que daban los griegos sobre la transmisión de conocimientos.

Primero debemos tener clara la diferencia entre los términos:

  • Pedofilia: Es un tipo de parafília, en la que el sujeto se ve atraído sexualmente por niños o adolescentes.
  • Pederastia: Hace referencia a la acción de abusar sexualmente de niños.

Es por esto, que un pedófilo, no tiene por qué ser necesariamente un pederasta.

Además, debemos distinguir entre:

  • Pedófilos: Es la persona, propiamente dicha, que siente atracción sexual (controlada o no) por los menores.
  • Abusadores ocasionales o sustitutivos: Personas que, a pesar de tener parejas adultas, en determinadas situaciones, pueden cometer actos de pederastia, para compensar otros déficits en las relaciones con personas adultas.

Esta distinción, tiene consecuencias directas a la hora de tratar este comportamiento sexual, como bien han demostrado los estudios longitudinales1 publicados por Klaus Beier, del Hospital Clínico Universitario de la Charité de Berlín:

Por un lado, los pedófilos, tienen un índice de recaída en conductas de pederastia entre un 50% (para los homopedófilos) y de un 25% (para los heteropedófilos2). Mientras que se estima, por otros estudios realizados, que el porcentaje de recaída en dichas conductas es bastante inferior al 25% en abusadores ocasionales.

Además, las terapias necesarias para corregir este trastorno mental, son también distintas en ambos casos. En el caso de los pedófilos, se centran en aprender estrictas reglas de  comportamiento para evitar situaciones donde el deseo de practicar la pederastia sea alto, además de acompañarlo con medicación para disminuir este deseo (el medicamento Depo-Provera es un ejemplo). Por el contrario, el tratamiento de los abusadores ocasionales, se centra entre otros objetivos, en mejorar el contacto con las personas adultas.

Formas de diagnosticar la orientación sexual en pederastas.

Ya en los años 50, Kurt Freund de la Universidad Karls en Praga, inventó la falometría. Este método registra los cambios en el perímetro y extensión del pene del sujeto al observar imágenes de desnudos, además de otros datos más sutiles del órgano sexual. El problema que plantea este método, era la posibilidad de falsear los resultados.falómetro

Más tarde y hasta no hace mucho, era realmente difícil asegurar un diagnóstico válido y con un error mínimo; pero en este aspecto, se ha avanzado considerablemente, obteniendo los siguientes procedimientos:

  • Test de reacciones: Se le presentan al sujeto examinado, una serie de imágenes, en las que aparecen personas de distintas edades desnudas. Junto con cada imagen, se presenta además, un pequeño punto rojo, el cual debe localizar lo más rápido posible. En promedio se suele tardar unos milisegundos más en encontrar el punto, cuando la imagen del fondo resulta excitante para el sujeto.

Uno de los puntos fuertes de este método, es que resulta extremadamente difícil manipular los resultados, ya que cuando se intenta, las diferencias temporales son llamativamente altas.

  • Tomografía por resonancia magnética funcional (TRMf): Este método, sin pretender entrar en una explicación de su funcionamiento físico, consiste en registrar qué zonas del cerebro se activan al presentar al evaluado, imágenes de desnudos. Para ello se registra la cantidad de sangre oxigenada y su distribución por el cerebro (a más sangre oxigenada en una zona concreta, más activada estará). Cuando la imagen presentada, se corresponde a las preferencias sexuales del evaluado, aumenta la activación en las áreas del sistema de recompensa3 (en especial las áreas del núcleo caudado y la sustancia negra).

Este método ha demostrado obtener unos resultados muy elevados, llegando a discriminar a sujetos no-pedófilos con un 100% de aciertos, y a los pedófilos con cifras cercanas al 80%. Además, parece imposible que un sujeto pudiese falsear los resultados, aunque actualmente, se están realizando estudios que están intentando confirmar esta última hipótesis.

¿Cómo nace la pedofilia?

Posiblemente, esta sea la pregunta más importante de esta entrada. Y la más difícil de contestar. Hasta la fecha, no hay estudios de herencia genética en este campo, por lo que se desconoce a ciencia cierta en que porcentaje es este trastorno hereditario o no.

Pero sí se sabe, que hay factores ambientales que debemos tener en cuenta:

  • La frecuencia de individuos zurdos es tres veces mayor en pederastas.
  • Durante la infancia, los pederastas sufrieron hasta el doble de golpes en la cabeza (lo que podría denotar la importancia biológica del trastorno).
  • Tienen un cociente intelectual, en promedio, inferior a la media (¿tal vez por su nivel de impulsividad e incapacidad de pensamiento racional?).
  • Son menos empáticos al resto de la población sana, esto les permite agredir sexualmente sin sentir pena por el abusado.
  • En un alto porcentaje de casos, sufrieron ellos mismos, abusos sexuales durante la infancia.

Orientación Sexual vs Trastorno Mental

No quería entrar en este debate, pero considero un error, el no nombrarlo por lo menos. Lo explicaré de forma resumida.

Actualmente, algunos entendidos en la materia, se han estado planteando o incluso, están convencidos, de que la pedofilia es una orientación sexual, y no un trastorno mental como se ha considerado hasta ahora. El argumento principal para defender esta postura, es señalar la importancia que tiene el componente biológico, en esta supuesta orientación, como lo tendría en una orientación heterosexual u homosexual.

A mi parecer 4, este argumento resulta por sí mismo insuficiente, ya que un trastorno como lo puede ser el sufrido por un psicópata, también tiene un fuerte componente biológico y genético, y no por ello se considera un tipo de “orientación de socialización”.

Sea como fuere, no pretendo dar más importancia a este punto, el cual he abordado muy superficialmente, y recomiendo estas dos noticias, para el que quiera más información. (Si la prefieres en español, este es un buen resumen de ambas).

Iglesia y Pedofilia.

Este sí me parece un tema importante, que debería tratarse más extensamente, y estaba dispuesto a hacerlo, pero me he encontrado con un muro que me lo impide. Cuando intentas buscar información para contestar a preguntas como: ¿El celibato aumenta la posibilidad de conductas pedófilas? ¿Cuál es el número de casos registrados en la iglesia? ¿Cuántos se estiman que puede haber?; uno solo encontrará información contradictoria, estudios que desmienten otros estudios, y una niebla que impide (evidentemente) ver hasta qué punto la iglesia está actuando mal aquí.

SACERDOTE-PEDOFILIA

Sí puedes encontrar noticias, como por ejemplo, la del cardenal Claudio Hummes, el cual calcula, que la pedofilia afecta a un 4% de los sacerdotes.

Respecto al tema del celibato, es verdad que en el caso de personas impulsivas y con una libido muy alta, podría tener consecuencias inesperadas, facilitando la posibilidad de conductas de pederastia. Pero en contra, también debemos tener en cuenta, que una persona que realiza prácticas sexuales de forma asidua, es más fácil que realice otras conductas sexuales. Esto se puede ilustrar del siguiente modo: Cuando una persona acude a clases de artes marciales, aumenta la posibilidad de responder ante una situación de peligro utilizando sus conocimientos en el arte marcial que practica. Aunque esto no quiere decir que la persona se haya vuelto más violenta por practicar un arte marcial. Solo tiene más facilidad para llevar a cabo conductas que suele realizar. Por esto, tiendo a pensar, que el celibato puede ser perjudicial o no, dependiendo de los rasgos de personalidad del que lo practique.

Lo que se hace a los niños, ellos harán a la sociedad.” – Karl A. Menninger (1893-1990), psiquiatra estadounidense.

Notas del autor:

1 El estudio longitudinal se caracteriza por seleccionar al grupo de interés de sujetos y tomar la información necesaria a lo largo de un periodo de tiempo normalmente extenso (meses, años o décadas).

2 Heteropedófilo sería el pedófilo que siente atracción por los niños de su sexo contrario; en contraposición al homopedófilo.

3 El sistema de recompensas es un conjunto de estructuras cerebrales que se encarga de regular y controlar el comportamiento mediante la inducción de efectos placenteros, interviene en todo tipo de conductas, desde comer y beber, hasta en las adicciones.

4 En este punto, no me queda otra, que dar mi opinión ya que se trata de un debate abierto, donde el resultado dependerá de la óptica que se adopte. Es por esto, que cualquier otra opinión, no debe ser menos válida que la mía.

* ¿No estás de acuerdo con algo de lo expuesto? ¿Tienes dudas? ¿Quieres compartir algo no dudes en ponerte en contacto conmigo. @DanielTejedor [Twitter]; DanielTejedorPardo [WordPress]