Guía Básica de Psicofarmacología para Psicólogos

AjEBNY3kWVloUKhf2WBFONRy_ZJmS8MbdLrPV6Aj31Mc

Cualquier psicólogo, incluso cuando no se trabaja con pacientes directamente, debe tener unas nociones básicas de psicofarmacología. Esta afirmación se fundamenta en el hecho de que en pleno siglo XXI el consumo de fármacos que tratan las alteraciones psicológicas se ha disparado. Por poner un ejemplo, en España se ha triplicado en la última década el consumo de antidepresivos.

Esto hace que como profesionales, trabajemos diariamente con gente que está consumiendo algún tipo de psicofármacos y estos, tienen consecuencias cognitivas y fisiológicas que debemos tener en cuenta. Por lo tanto, entre otras muchas cosas, es necesario empezar a familiarizarnos con este campo de estudio, que si bien ha sido la piedra angular de la psiquiatría, nos repercute a todos.

Con tal fin, este será el primer artículo en el que se trabajará, aunque sea de manera general (para profundizar estará/n el/los manual/es de la bibliografía), conceptos e ideas a tener en cuenta sobre este campo del saber, que para bien o para mal, lleva y seguirá por años en alza. 

[Tal vez te pueda interesar conocer Cómo afectan las drogas según seas hombre o mujer].

Sigue leyendo

Anuncios

Lo que no cuentan en CSI | La Autopsia Psicológica

Obra llamada "¡Y tenía corazón!" (1890 ) por Enrique Simonet. Pintor Valenciano.  Óleo sobre lienzo, con un tamaño de 177 x 291 cm.

Obra llamada “¡Y tenía corazón!” o “La autopsia” (1890) por Enrique Simonet. Pintor Valenciano. Óleo sobre lienzo, con un tamaño de 177 x 291 cm.

Hoy en día poca gente desconoce el concepto de autopsia y lo que este implica. Pero lo que comúnmente se conoce como autopsia, se refiere a la autopsia clínica (conocer la causa de la muerte y las condiciones físicas que la desencadenaron y produjeron) o a la autopsia forense (normalmente solicitada por un juez, al contemplar como posibilidad que haya sido un crimen).

En un sentido más amplio, se puede hablar también de autopsia histórica (como su nombre indica, consiste en intentar determinar la muerte, por intereses históricos, analizando la información de la que se dispone, aun cuando el cuerpo de fallecido no está presente) y de autopsia psicológica; siendo esta última en la que se basará este artículo.

Sigue leyendo